Somos unos Gualtrapas

El objetivo de esta entrada era insultar, pero no quería utilizar alguno de los insultos malsonantes que adornan el extenso diccionario de la RAE, así que he decidido adoptar la palabra Gualtrapa que, sin llegar a ser demasiado hiriente, sí que da la imagen de cutre y miserable que quiero llegar a proyectar.

Desde hace tiempo me siento bastante idiota por una serie de actos que llevo a cabo y que veo que el resto de personas no toman en serio o no prestan la misma atención que yo. Por poner un ejemplo simple:

Es un acto muy común el tener que dejar el coche en medio de una calle cuando estás descargando algo. En las calles del centro de Madrid es muy complicado llevar a cabo estas acciones ya que el estacionamiento está bastante limitado o es nulo. Mi actitud en estos casos es parar, siempre que no venga otro coche detrás, descargar a toda leche y estar constantemente mirando si mi coche estorba el paso de peatones o de otros coches. En caso de que venga otro coche y el mío esté obstaculizando el paso, dejo todo lo que esté haciendo para mover mi vehículo y dejar el paso libre, como debería estar.

Entonces… ¿Por qué hay gente que le suda sus partes íntimas el estorbar con sus coches el paso de los demás?. ¿Por qué paran tranquilamente delante de sus casas, se ponen a cargar o descargar con toda la parsimonia del mundo y les da igual lo que obstaculicen al resto?. ¿Por qué tengo que aguantar yo que alguien se pare a charlar con su colega que va andando mientras monta un atasco monumental detrás?. ¿Por qué encima te llegan a recriminar que les eches en cara el acto que están llevando a cabo y te piden tranquilidad cuando pides que se actúe como deben?

No digo que, por fuerza mayor, no tengas que parar el coche en algún momento molestando a los demás, pero por lo menos siéntete un pelín culpable, haz que las personas que están sufriendo tu bloqueo vean que es algo inevitable, pide perdón, se humilde copón, no seas tan gualtrapas.

Tampoco quiero ser el más especialito del lugar, pero sí me gusta, tener cierto control de todo lo que sucede a mi alrededor para procurar molestar lo menos posible. Y seguro que si estás leyendo estas líneas, tu primera reacción será:

qué razón tiene el tío este, yo también hago lo mismo

No te confíes… todo el mundo molestamos a alguien en algún momento de nuestra existencia, ya sea estorbando en la carretera, con la música a todo trapo en nuestra casa o pasándonos por el forro las normas de convivencia establecidas. Lo mejor en estos casos es no bajar la guardia nunca, guardar un porcentaje de nuestras neuronas para pensar en los demás.

Puedo entender que todo esto te suene un poco a tiquismiquis, lo acepto, quizá es una forma de ser un poco rara, viendo lo que se cuece por ahí, pero lo que sí no deberías llegar a plantearte nunca es la frase:

Como lo hace todo el mundo…

Esta frase debería estar penada por ley. No me seas gualtrapas y haz las cosas bien. Somos muchas personas conviviendo en espacios muy pequeños (haz un cálculo simple de todas las personas que pueden vivir en tu calle). Ten un poco de empatía con el resto y compórtate con los demás como te gustaría que te tratasen a ti.

Comparte para ser más felizShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *